Big Data y Coronavirus: una relación inesperada

Estamos acostumbrados a que Netflix, HBO o cualquier otra plataforma audiovisual nos recomiende una serie, una película o un documental acorde con nuestros intereses. Y, en la mayoría de los casos, aciertan. No nos preguntamos cómo lo logran, ni si se trata de una invasión de la intimidad. Tan solo disfrutamos del contenido. Pero las aplicaciones de Big Data, van más allá de nuestras series favoritas. Rara vez, en estas últimas semanas, no hemos consumido noticias acerca del coronavirus y su propagación: es el primer tema de todos los informativos nacionales e internacionales, trending topic en las redes sociales y tema de conversación en bares y cafeterías. Se escuchan preguntas como: ¿nadie lo supo prevenir? o ¿cómo se puede frenar?



Es en este punto, en el que la vorágine de noticias sobre supermercados vacíos, desaceleración de la economía, prohibición de vuelos entre países y aislamiento de ciudadanos protagonizan el discurso mediático, es cuando entra en juego el Big Data y plataformas como Naveler, que permiten extraer conocimiento de los millones de datos que se comparten cada minuto.



Predicción a partir de los datos

Diez días antes de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) activara todas las alarmas sobre la posibilidad de que el coronavirus (COVID-19) se propagara mundialmente, una empresa canadiense dedicada al Big Data, BlueDot, advirtió a sus clientes que deberían evitar la Ciudad de Wuhan, principal foco mundial de contagio.



¿Cómo lo hicieron? Gracias al desarrollo de algoritmos de procesamiento de lenguaje natural, son capaces de identificar posibles alertas sanitarias a nivel mundial. El principal potencial de estos algoritmos es que pueden distinguir cuándo los ciudadanos estamos hablando del virus sin estar infectados, cuándo lo hacemos para buscar un remedio o cuándo nos referimos a los síntomas, lo que indica que posiblemente estemos infectados.



Entre la información que esta empresa tuvo en cuenta para sacar conclusiones sobre la cadena geográfica de propagación del virus, se encuentran los datos de los usuarios que utilizaron páginas web de aerolíneas para reservar billetes de avión. Gracias a este algoritmo, pudieron determinar con certeza que, después de Wuhan, las ciudades a las que se iba a trasladar eran Bangkok, Hong Kong, Tokyo, Taipei, Phuket, Seúl y Singapur. Y acertaron.



La experiencia de Naveler

¿Por qué es interesante para los usuarios de Naveler esta experiencia con el coronavirus? Por una razón bien sencilla: BlueDot y Naveler se basan en el análisis del Big Data que, en nuestro caso utilizamos para extraer inteligencia política. La plataforma analiza, procesa y filtra información de los principales medios de comunicación y redes sociales para el diseño de una estrategia comunicativa y política más eficaz.



Naveler permite a políticos, gobiernos y candidatos detectar los temas en los que una campaña puede fallar o tener éxito, anticiparse a crisis comunicativas o conocer en todo momento los temas que interesan a la opinión pública y, en concreto, a tus votantes o potenciales. Tal y como BlueDot detectó la posible expansión del coronavirus diez días antes de que se produjera, Naveler te ayuda a valorar si una propuesta sobre un determinado tema puede ser beneficioso o no para tu estrategia política.



Además, Naveler cuenta con un equipo de analistas políticos capaces de interpretar los datos para extraer inteligencia política clave para sus usuarios, hacer las recomendaciones pertinentes y anticipar eventos de la campaña, que de otra manera, sería imposible de detectar.



Si quieres empezar a liderar la agenda pública, no dudes en contactar con nosotros para pedir una demo de Naveler.